12.21.2006

>>desayuno

Siempre me gustó ganarle algunas horas al día. Todavía oscuro, me levantaba, y solía poner a calentar agua para tomar mi desayuno.
La pava comenzaba a agitarse y el vendabal de aire fresco que invadía mi casa cuando abría la puerta, me revitalizaba, quitando la somnolencia y aliviando la hinchanzón de los ojos.
Esas mañanas, cuando había llovido por la noche, eran mis preferidas. El aire frío y húmedo tenía pleno permiso para invadir toda mi humanidad y ese clíma me ponía de un humor excelente. Salir al patio y aspirar todo el fluído, como queriéndolo para mí sólo.
El olor a pan tostado y el bufido de la pava eran compañeros fieles de esas ceremoniosas mañanas.
Todo era un rito. El mate cocido humeante, la mermelada casera y la manteca a caballo del pan crujiente, con la radio bajita de fondo brindaba el sabroso colorido matinal.
Sorbía despacio el mate cocido, no sea cosa de perderme el canto del primer pájaro que rompía el silencio sacro que reinó durante la noche. Este cantito daba la bienvenida a los primeros rayos de luz. Un sorbo más y, ya por la mitad de la taza, comprendo que el tiempo, indefectiblemente, sigue su curso. Yo, trataba en vano, de prolongar este momento mágico, estos pocos minutos que van desde que apenas aclara hasta una media hora más, cuando ya la luz del día no presenta recovecos y el contrapunto de pájaros es una orquesta multivocal que retumba por todas partes.
El último sorbo. Un bocado más y la tostada pasa a ser parte de mí. ¡Vamos amigo que comienza el dia! Y yá nos esperan nuestras tareas. Si estábamos de vacaciones, buscar el apero y ensillar los caballos. El lomo húmedo recibe la silla, y a galopar sendas nos disponíamos.
Si estábamos en la ciudad, la secuencia se aceleraba un tanto. Cambiábamos los aperos, los caballos y las sendas por el asfalto, el colectivo y los edificios de hormigón.
De una forma u otra, aquí o allá, el rito que constituye el desayuno todavía tiene, para mí, ese significado de misticismo, de momento reflexivo. El momento de decir ¡Fuerza que se viene el día!
Tomármelo de ésta forma es mi íntimo agradecer pór poder vivir otro día más y tener la oportunidad de escuchar el primer pájaro cantar.

12.13.2006

>>yanarca (cuento propio)

Cuenta una vieja leyenda del valle de Santa María, de una pequeña tribu en cuyo seno nació, cierta vez, la indiecita más linda de todos los alrededores.

Pasado el tiempo, la indiecita, cuyo nombre se perdió en la eternidad, creció y se convirtió en una joven sumamente atractiva, con su belleza acentuada por la redondeces de sus juveniles formas, lo cuál le granjeó una legión de pretendientes de todas las tribus vecinas.

Sin saberlo la indiecita era víctima de la envidia de la bruja de la tribu. La hechicera, celosa de su belleza y juventud, conjuró un gualicho haciéndola víctima a la joven de sus oscuros ruegos. La condenó a transformarse en ave nocturna, a vivir detrás del velo de la noche haciendo guardia en las sendas, al paso de las personas. La joven solo recuperaría su aspecto antropomorfo al acercarse el ave a su muerte.

Cierto anochecer, mi amigo Oscar, médico rural afectado al mini hospital de Amaicha, desandaba presuroso el camino que unía el poblado con su casa, por no llegar tarde a su guardia.
En un giro del camino vecinal que transitaba, divisó sobre el carril unas de las mismas aves acostumbrado a ver todas las noches. Las yanarcas o “atajacaminos” como se las conoce en el lugar.
Debido a la velocidad de su camioneta, el ave no alcanzó a levantar vuelo a tiempo, chocando duramente en el parabrisas del vehículo. Pasado el estupor inicial y comprobando la inexistencia de daños en su rodado, Oscar siguió camino a su trabajo, dejando tras de sí un blanco polvaderal.

Inició su guardia sin saber que horas después un hecho cambiaría para siempre su vida.

-¡Doctor, doctor! ¡Despierte! ¡Tenemos una urgencia!- vociferó la enfermera.
Había entrado a Emergencias una jovencita de bellos rasgos indígenas. Contó el hombre que la trajo, que la había encontrado en un camino vecinal, al giro de una curva, gravemente herida y sin conocimiento.
Iniciaron las tareas de reanimación, pero todo fue en vano. La joven había fallecido instantes antes de entrar al hospital.
La autopsia, ordenada por el Juez, arrojó luz sobre el misterioso hecho. La joven había encontrado la muerte debido a los severos traumatismos que poseía su cuerpo y cabeza. En su certificado de defunción los médicos encargados de la necropsia escribieron: “… muerta, presumiblemente, por el impacto de un vehículo motor de gran porte.”


12.11.2006

>> opereta

Evocando épocas de antaño con Alabama Worley me acorde de ese texto posteado alguna vez en vaya saber uno, que olvidado flog mío. Es un resúmen de una noche loca, que pretende ser un guión teatral.
Hé aquí el grotesco vodevil.!

ACTO PRIMERO.
-Perro: hola pendeja que haces?
-Alabama: ni aca...vos?
-Perro: igual... tomamos unas cervas?
-Alabama: dale pasa por casa... pero volvemos temprano no? Tengo que viajar mañana
-Perro: joya! se se, temprano, dale pasooooo...

ACTO SEGUNDO.
-Perro:Que haces boluda?
-Alabama: Eeeehh.. pensé que era tu auto... no sé!
-Perro: Me estás cargando, no? No sabés la tierra del bondi!!...taba lleno de ácaros boluda...puaaajjj...

ACTO TERCERO.
(En Sky-rock, especie de hard rock café catamarqueño...joo. Entre las 23:30 a 04:00)
-Perro: ahora ando alzado con Thelonius Monk!!
-Alabama: siiii!! viii! En cambio yo sueño con un barcete neoyorquino y estar escuchando blues y estar asiií...como que me voy a desangrar despacito con la canción!
(Llega la Claudín)
-Claudín: hola chicos!!! vamo pal Soul??
-Perro y Alabama: sale y vale chavitoooo...!!!

ACTO CUARTO.
(en Soul..punch-punch de fondo, llega Celeste y Ariel, un amigo)
-Celes: No sabes lo que estuvo Los Coplas!
- Perro: Perra...!!! te odeo! jojo
-Alabama: Mirá esa rolinga...!
-Perro: Já! cápaz que no la había visto!!! Que guarra...Quién es?
-Alabama: Ni idea, pero despierta mis institnos lésbicos..!
-Perro: Los míos también! (¿?) jaja
-Celes: Nos vamos a Pancho Villa a seguir bebiendo??
-Perro: Y si ute pagaaaaa....
-Celes: Ió pagoooooo...

ACTO QUINTO.
(En Pancho Villa, tugurio pancheril y caedero onda after)
-Celes: la otra noche estaba hasta el aca y me corrieron de aca...
-Alabama: naaaa que bajo lo tuyooo.. que dirian tus padres???
-Celes: estaba con mis padres!!!
-Todos: cuac!!
(salimos del caedero. 9:00 hs)
-Ariel: che no me arranca el citroen, chavón! sabes algo de mecánica??
-Perro: no, pero con este frío yá aprendo... a ver?
-Ariel: ahi taa arrancó, arrancoó!! vamooooo...

ACTO SEXTO.
(Domingo. 14:30 hs... En familia... comiendo empanadas)
-Perro: ayyy..ayyy...ayyyy... dejá de girar, cabeza de mierrrdaaaaaa...
(tómo una empanada)
-Tía: m`hijo que le pasa? tá verde!!
-Perro: no sé ... yá vengo!!
(En el baño)
-Perro: buajjj..buajjjj buaaajajjjjjj...por que cornos no me tome una falgos?Buaajjj , buajjj.

12.06.2006

>>ansiedad

Viendo el titulo de esta entrada podríamos, rápidamente, acordarnos de aquél tema que decía: "ansiedad de tenerte en mi brazos y en la boca poderte besar..." . Pero nada tiene que ver este escrito con algún tema del tipo amoroso, o algo por el estilo.
Si no que esta tarde, de repente, padre me dijo:
-Che, apronta tus cosas que mañana nos vamos a las sierras, hasta el domingo!-
¡Por fin! dije para mis adentros. Y una vez más se hace patente en mi esa ansiedad que, una y otra vez, me invade cuando estoy por salir de aventura. Ya sea alguna salidad con la gente de montañismo o una simple ida de fin de semana a mi campo de las sierras o algún otro tipo de viaje.
Me pregunto por que siempre vienen esas sensaciones, que por ahí pensándolo bien podría darse más en un niño que esta empezando a vivir un poco, y no en un joven adulto de 25 peludos años, que no es la primera vez que sale de viaje.
La verdadera razón poco me interesa ya, lo importante es sentir ese vértigo al emprender algo nuevo ó al hacer lo que me gusta. Creo que esa es la verdadera razón. Celebro entonces no dormir en la noche esperando la llegada del otro día.
Creo que por ahora ya es suficiente, es tarde, hace calor y no puedo dormir. Me siento como un niño que está empezando a vivir, aunque soy ya, un joven que de niño le queda sólo algunos recuerdos y una caja con juguetes que guardo con nostalgia.
Nos vemos el domingo a mi regreso.

12.05.2006

>>quijote onírico (cuento propio)

“Estamos frente a frente. Yo, impávido, el ceño fruncido, sobre mi corcel de madera, sin más armadura que mi piel. En la mano diestra una lanza sedienta de lucha. En el lado opuesto, el gran molino de viento, gigante como un Everest, con sus aspas que en vez de girar, se mueven seductoras y desafiantes como los cabellos de Medusa. El cuerpo cónico del molino tiene, en el lugar de la puerta, una boca grotesca y cada vez que se abre rugiente, muestra los arcaicos engranajes de su mecanismo.
Mi primera acometida y el monstruo pareciera no inmutarse. La lanza se hace trizas contra su cuerpo, encontrándome así desarmado y con algo de miedo. Esquivo un aspazo dirigido directo a mi cabeza. Trato de retroceder y el corcel de madera no parece responder a mi mando de riendas. Éste tropieza en una artimaña del molino, rodando yo, por el suelo sin remedio. A esta altura, el pavor me invade. Trato de retroceder, pues un valiente nunca escapa. Al molino maldito le surgen unas patas que no me dan respiro en la persecución y, ya encima mío, me toma con una de sus aspas, riendo como un ogro rechoncho, abre la boca y me engulle. Sólo siento la presión mortífera de los engranajes maquiavélicos antes de que me invada un vacío negro y oscuro”.


El reloj despertador sonaba impertinente. Me levanto como si tuviera un resorte y lo que veo me sorprende.
La ropa revuelta por la habitación, en el piso un estropajo con su mango de palo todo quebrado y retorcido, el suelo sembrado de astillas. La silla de madera del escritorio tirada por un rincón. El ventilador de pie con sus aletas retorcidas y todas abolladas, se movían tan lento que parecían no girar y un chirrido agónico denunciaba las heridas recibidas.
Inmediatamente comprendí todo y, no pude evitar la carcajada, cómo burlándome de mí estupidez. Al tiempo que me encamino al baño, me rasco la cabeza pensado que debería dejar de cenar tan pesado de noche, antes de acostarme.-

>>presentación

No contento con tener un photo-log... o dos, aunque solo a uno atiendo, me lanzo en la aventura de tener un blog también.
Y sí, caí en la tentación. De tanto visitar blogs de amigos o de desconocidos que escriben cosas lindas, hoy me decidí.
Alentado, quizás también, por la comodidad de tener en casa "internés" y en perjucio de mi vida social que va en franca decadencia a la par que mi ostracismo crece exponencialmente dije: por que no? por que quedarme fuera? jajaja...
Me espera una dura tarea. Si hasta me cuesta acentuar las palabras y empezar con mayúscula las frases. Quiero hacer de este blog algo "bien hecho". (?)
Mis amigos, para estar improvisando ya es demasiado. Me resta decir que encontrarán en este espacio variedad de temas, podremos debatirlos y todos tendrán lugar para dejar su opinión!
Sigo hurgando esto del blog, todavia no la "cazo" del todo asi que sigo metiendo "cliques" por lugares varios.!