4.20.2007

>>navegando

Viernes por la noche. La comarca descansa del calor agobiante, el otoño parece haber llegado, pero aún no crujen bajo mi pies las hojas ocres. Noche para cantarle a el amor que no pudo ser, noche para evocar imposibles, al son de seis lamentos ó, quizás, para escuchar en el parlante la voz del trovador. Una Olga Roman, un Jorge Fandermole, un Drexler también, por que no...
Ahora me voy, debo comandar mi nave, estoy atavezando el bravo mar, un mar de fractales...

Como duele esta travesía sin compañera de timón.



[mañana campo por el finde...]





4.05.2007

>>imposibles...

Y como últimamente estoy pensando en amores imposibles, revolví, revolví y encontré esta letra con ínfulas de zamba dedicada a una dulce niña que conocí en mis lindas épocas de facultad de arquitectura. Era el primer día de cursada de esa materia y al verla rogué que fuera mi compañera, pués ya me gustaba de antes. El ruego se hizo realidad y a partir de ahí empezamos una bella amistad. Ella es de San Basilio, un pueblo del interior cordobés, capital nacional de la alfalfa.
Nunca le confese mi amor, pero en algunas ocasiones compruebo que la vida sigue a pesar del tiempo y la distancia y que mi paso por su vida es una dulce anécdota de amistad y compañerismo.




LA DE SAN BASILIO -Zamba

Lejos del pago te conocí
Espiga dorada de fina cintura
Tu mirada abre melgas
De pasión en mí.

Tus manos fueron lazo
Que ataron mi atención
Niña sureña, prendita mía
Así te añora mi corazón

Florcita de alfalfa,
Espiga dorada.
Tus caricias son brisas,
Peinando mi maizal.

Te quedaste lejos,
Me fui con pesar.
Prenda de otro dueño,
No te pude venerar.

Muchacha sureña
De sonrisa maternal
El tiempo nos juntara,
Para celebrar nuestra amistad.




La Santa Rita de mi jardín

La Naturaleza no es para nada egoísta

no creen?

foto y retoque:.perro.dinamita.®

4.02.2007

>>colectivo

Es el lugar donde más me inspiro. No se el porqué de la causa pero viajando en el bondi me surgen ideas y locuras que a veces uso y otra veces tiro (la mayoría de las veces). Será que puedo observar la gente, escuchar lo que conversan y debato sólo las posibles conclusiones y trato de salvar el mundo con ello. El mundo quizás se pueda salvar, pero la mediocridad de la gente, eso sí no creo que tengan salvación. ¡De solo oír los juicios que emiten las personas que viajan conmigo no me dejan otra cosa que pensar!
Que bueno sería escribir en el bondi, como lo hacía Hemingway y toda la "generación perdida" en esos bares mágicos del Paris de los años ´30. Pero el colectivo no es un bar, el chofer no es un camarero y la cumbia que escucha no es jazz.
Voy terminando, eso que viene allá creo es el 105, en algunas de sus numerosas variantes, obvio. Y ya voy llegando tarde.




El colectivo 105.
(en algunas de sus numerosas variantes)